Todos tenemos sueños y metas. Cada uno tiene un sueño o una meta diferente y única al resto de las demás personas. Pero la gran interrogante es ¿tus metas son las mismas que Dios tiene para ti? Antes de responder déjame hablarte un poco más.

Cupcake wars es uno de los programas de televisión del canal Discovery Home & Health que literalmente es una guerra de elaboración de pastelillos. Los que lo han visto no me dejarán mentir al respecto. La mecánica de dicho programa es sencilla. Escogen cuatro pastelerías famosas que compiten por presentar sus productos en un evento espectacular, además de ganar una interesante suma de dinero. Dicho concurso se basa en superar tres rondas de eliminación en las que los pasteleros deben poner a prueba su creatividad y capacidad de trabajar en equipo para lograr una menta en común: superar los desafíos de sabor y presentación. Los dos contendientes que llegan a la última ronda, deben preparar mil cupcakes y una exhibición espectacular y se organizan como equipo. A qué voy con esto.

Tener metas en común implica tener una visión compartida y esforzarse por alcanzarla. Toma en cuenta que lo más importante para ti es que Dios y tú tengan metas en común como equipo. Salmos 17.5 RVR 1960 dice “Sustenta mis pasos en tus caminos, Para que mis pies no resbalen.” Jeremías 29.11 TLA dice “ Mis planes para los únicos que yo sé, y ningún hijo para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar.” La biblia es clara al indicar que Dios es quien nos sustentará en los caminos que Él tiene para nosotros. Pero lastimosamente muchas veces le pedimos que sustente nuestros pasos en los caminos que nosotros queremos, y luego comentemos el gran error de creer que nos cerró las puertas o no nos ayudó. La fidelidad nace cuando hay metas en común, de lo contrario no se logra acuerdo y empatía. Por eso ¿Qué tal si dejamos que Dios nos guíe y nos muestre lo que tiene para nosotros? Ya que solo de esa forma podremos alinear sus planes con los nuestros y así demostrar fidelidad a esas metas que serán buenas, agradables y perfectas.

1 Samuel 17:32-37 RVR 1960 dice “ Y dijo David a Saúl: No desmaye el corazón de ninguno a causa de él; tu siervo irá y peleará contra este filisteo. Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud. David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.”

1 Samuel 17:45-49 RVR 1960 dice “Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos. Y aconteció que cuando el filisteo se levantó y echó a andar para ir al encuentro de David, David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo. Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra.”

Jueces 7:16-23 RVR 1960 dice “Y repartiendo los trescientos hombres en tres escuadrones, dio a todos ellos trompetas en sus manos, y cántaros vacíos con teas ardiendo dentro de los cántaros. Y les dijo: Miradme a mí, y haced como hago yo; he aquí que cuando yo llegue al extremo del campamento, haréis vosotros como hago yo. Yo tocaré la trompeta, y todos los que estarán conmigo; y vosotros tocaréis entonces las trompetas alrededor de todo el campamento, y diréis: !!Por Jehová y por Gedeón! Llegaron, pues, Gedeón y los cien hombres que llevaba consigo, al extremo del campamento, al principio de la guardia de la medianoche, cuando acababan de renovar los centinelas; y tocaron las trompetas, y quebraron los cántaros que llevaban en sus manos. Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: !!Por la espada de Jehová y de Gedeón! Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo. Y los trescientos tocaban las trompetas; y Jehová puso la espada de cada uno contra su compañero en todo el campamento. Y el ejército huyó hasta Bet-sita, en dirección de Zerera, y hasta la frontera de Abel-mehola en Tabat. Y juntándose los de Israel, de Neftalí, de Aser y de todo Manasés, siguieron a los madianitas.”

Dios siempre ha dado retos a los hombre de fe, que no eran perfectos, pero sí dispuestos a todo. Si analizamos cada uno de esos retos, nos daremos cuenta de que humanamente eran difíciles, tanto así, que nos cuesta creerlo. Quizá veas inalcanzables las metas que Dios ha puesto en ti, pero te puedo asegurar que si le obedeces y trabajas bajo SUS MÉTODOS, todo será posible. Tu fidelidad debe ser completa, especialmente para cumplir esas metas que tú y Dios tienen en común.

Salmos 34.7 RVR 1960 dice “El ángel de Jehová acampa alrededor del cielo, Y los defiende.”

Si Dios te mandó a cumplir esa visión y si has establecido tus metas junto a Él, ¡NO DUDES DE SU AYUDA! No pretendas alcanzarlas por tus propias fuerzas porque seguramente te cansarás y querrás dejarlas a un lado. Nunca dejes a Dios fuera de tus planes y sueños. Siempre consúltale cada decisión que debes tomar, porque Él te enviará protección, sabiduría y cobertura. Él y tú son invencibles.

Todos tenemos sueños y metas. Cada uno tiene un sueño o una meta diferente y única al resto de las demás personas. Pero la gran interrogante es ¿tus metas son las mismas que Dios tiene para ti? Si no es así difícilmente verás su fidelidad y tú no serás fiel a lo que Él desea para tu vida. Por eso deja que el Espíritu Santo te guíe y te muestre qué es lo que tienen preparado para ti. Ten la seguridad de que al tener metas en común con el Señor, todo estará más claro y Su visión será una realidad.

– Tu meta más grande deber ser asegurarte de que al morir, Dios te espere con los brazos abiertos. Entrégale tu vida al Señor y esa meta será una realidad. Además, tendrás la posibilidad de aliarte con Él y planificar tu tiempo en la tierra. ¡No hay nada mejor que tener metas en común con nuestro Padre Celestial!

Categories: Artículos

0 thoughts on “Un solo camino”

Deja un comentario

Related Posts

Artículos

Aún Duele

Hace días por distraída me quemé la mano con la plancha, usé sábila para calmar el dolor, pasaron las horas y ya no recordaba ni sentía nada. Al ir a dormir me pasé rosando la Read more...

Artículos

La iglesia en línea

Hace algunos años siendo pastor de jóvenes mientras leía sobre el gran rey David y como él diseño un sistema para que hubiera adoración en el templo todo el tiempo, 24 horas 7 días de Read more...

Artículos

Jugadores con Fe

Fred recibe un pase al minuto 81, mete un centro y envía la pelota al fondo de la portería en los graderios gritan ¡Gooool! él eleva sus manos y señalando hacia el cielo es como Read more...