Una suave respuesta amable:

La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor. Prov. 15:1

Existe un dicho que  dice que «Cuando uno no quiere, dos no pelean». Es simple y al mismo tiempo, profundo. Es una manera popular de presentar lo que Salomón dijo hace siglos. No hay corazón que no se conmueva ante una respuesta amable.

La vida es como un espejo. Recibimos de vuelta la imagen que proyectamos. Las palabras duras producen reacciones agresivas. Las palabras suaves producen actitudes gentiles.

El adjetivo duro en hebreo es éseb, que también puede ser traducido como «que provoca dolor». Las palabras son como cuchillos de doble filo, sirven para el bien o para el mal. Apaciguan o enfurecen los ánimos. Conciertan relaciones o las destruyen.

Traen alegría o provocan dolor.

Piensa en las veces en que podrías haber usado la palabra de un modo más edificante. No te proyectes a un tiempo lejano, piensa en lo que sucedió ayer u hoy, con tu esposa o con tus hijos.

Cuando las flechas envenenadas del furor traten de alcanzarte, usa como escudo protector la respuesta blanda, suave. No entres en el juego de la provocación. Responder en el mismo tono, dejándote llevar por la pasión del momento, no es evidencia ni de sabiduría ni de valor. Tú puedes vencer a los otros y ser considerado fuerte, pero si te vences a ti mismo serás poderoso. Este tipo de victoria solo se la puede alcanzar con la ayuda del Todopoderoso.

Siempre toma el control.

El control de las palabras comienza con el control de las emociones, y eso es obra del Espíritu Santo. Encuentro a menudo personas que me dicen: «Yo sé que mis palabras dichas de manera inapropiada me crean problemas, pero no consigo hacer nada para cambiar esta situación».

Esa es la diferencia entre el humanismo y el cristianismo. Mientras el primero deja toda la responsabilidad sobre sus hombros, colocando su interior como fuente del poder, el cristianismo enseña que el poder no proviene de dentro de uno, sino de arriba. El cambio de temperamento es un acto divino. Dios usa como instrumento la voluntad humana, pero la criatura no pasa de ser un medio.

La fuente del poder es Dios.

Inicia las actividades de este día y de esta semana, colocando tu voluntad bajo el control divino. Deja que Jesús viva en ti y controle tus palabras, porque «La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor».

Recuerda siempre hacer el cambio.


Irvin Monzon

Solo soy un soñador que sueña despierto. Creyendo en mi generación.

0 thoughts on “Respuesta amable”

Deja un comentario

Related Posts

Recursos

Planes de bien (parte 1)

“Pues conozco los planes que para ustedes tengo, dice el Señor. Son planes de bien y no de mal, para darles un futuro y una esperanza.” —Jeremías 29:11 NBV Futuro: que existirá o sucederá en Read more...

Recursos

La condición de nuestro corazón determina la dirección de nuestra vida.

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. -Proverbios 4:23 RVR1960 Condición: naturaleza o conjunto de características propias de un ser. La vida no se puede desprender de las emociones, Read more...

Recursos

“No todos los demonios dan miedo”

Santiago 4:1-10 TLA Existen distintos escenarios en la vida cristiana, algunos dan risa, otros enojo y otros mucho terror. Y es que muchos cristianos han hecho del mundo (malos deseos) su mejor amigo y han perdido Read more...