¿Alguna vez has visto un par de tenis colgados en los alambrados eléctricos?

Pues así mismo quedan colgadas muchas de nuestras metas conforme van pasando los días, los meses y hasta los años.

La mayoría de las personas nos emocionamos cada vez que llega un nuevo año pero al poco tiempo nos limitamos a sobrevivir en vez de vivir, a sortear los obstáculos cotidianos, lidiar con las prisas, ir a la iglesia, cumplir con los compromisos sociales… Y así, un día, un mes y un año tras otro, con la secreta esperanza de que tal vez mañana, la próxima semana, el próximo mes sea mejor. Sin embargo, nada nos garantiza que mañana será mejor, y que podamos sentirnos más satisfechos o más cerca de nuestras resoluciones que ayer o hoy.

Me gusta mucho lo que Mahatma Gandhi expreso en una de sus frases celebres. ¨Existen dos días al año en los que no puedes hacer nada: ayer y mañana ¨. Vivimos en una sociedad que maneja una cultura de lo instantáneo, automático e inmediato, por eso cuando no obtenemos resultados, nos desmotivamos y pensamos que hemos fracasado porque nos parece que invertimos mucho tiempo y energía (cuando posiblemente no es así, solo que ningún resultado de la vida es instantáneo), o porque nos concentramos en cosas superficiales preocupándonos por el futuro y reprochando a nuestro pasado con toda clase de culpas (y nos olvidamos que estamos viviendo el hoy).

De una cosa estoy seguro: tarde que temprano el tiempo te pasara una factura por no ser plenamente precavido y conciente del presente. Y, mientras tanto, nuestra mente se satura de pensamientos negativos, miedos e inseguridad, embriagados bajo estados emocionales y dejando a un lado la vida en el Espíritu.  Sin embargo, el hoy el aquí, y el ahora es lo único que tenemos, porque el pasado ya es historia, y el futuro solamente esta en las manos de Dios. Eso no significa que no debemos planear o que no debemos mirar atrás para aprender del pasado, pero también debemos aprender a disfrutar más del presente, de estar con las personas que amamos, hacer lo que más nos gusta, apasiona y trae contentamiento a nuestra vida. Y para lograrlo, apaláncate en el libro mas bello del mundo LA BIBLIA, allí encontrarás gigantes consejos prácticos, y súbete a los hombros de estos grandes hombres y mujeres que nos dejaron enseñanzas sobre como vivir la vida.

Con lo dicho arriba no esta de más recordarte que en la multitud de consejos esta la sabiduría, la inteligencia y el conocimiento que proviene de Dios. Si, así mismo lo recalca un hombre tan sabio que jamás en la historia hubo otro como él, porque impacto su país, su época, la sociedad, reinos y reyes de entonces que lo buscaron para encontrar consejo. El gran Salomón dejó un legado de proverbios y como si fuera poco hay casi que uno para cada día. Si leemos y atendemos a estos sabios principios aumentará nuestro saber y habrá dirección correcta, prudencia al hablar, disciplina al emprender, rectitud, justicia y equidad en tu entorno, el conocimiento endulzara tu vida, la discreción te cuidara, la inteligencia te protegerá y te ayudara a discernir, la sabiduría prolongara tu vida muchos años, infundirá salud a tu cuerpo, no habrá escases en tus recursos mas bien tendrás para dar.

Dichoso el que halla la sabiduría porque es mas valioso que el oro y las piedras preciosas porque con la mano derecha ofrece larga vida y con la izquierda honor y riqueza, es árbol de vida para quienes la abrazan. Por último te invito a que apliques y escribas en tus notas lo siguiente: Proverbios 16:3 (NVI) Pon en manos de Dios todas tus obras y tus proyectos se cumplirán.

Por Napoleon Mendoza
ReyVol Records
Manager


0 thoughts on “¿Qué pasó con mis metas de este año?”

Deja un comentario

Related Posts

Artículos

¡Resiste un poco más!

En el artículo anterior de Hashtag “Resiste”, escribí qué es y quienes son las personas Resilientes, recordemos que la resiliencia  es “La capacidad de los seres humanos para superar periodos de dolor emocional y situaciones Read more...

Artículos

Qué bonito desfile, qué fea basura

¡Qué bonito es ir a ver los desfiles! sin importar si es el de las fiestas patrias, el del barrio, de navidad, primavera etc. Pero ¿Qué pasa después con las calles que sirvieron de escenario Read more...

Artículos

Catador de iglesias

Iré a la iglesia que me va, a la que me gusta o la que me conviene. Estas frases suenan familiares, ¿no? La búsqueda de una iglesia ‘conveniente’ hace del hombre un crítico, cuando lo Read more...