Tomás tu mochila entrás al salón de clases, te sentás, voltéas a ver al que está a tu lado, le sonreís y escuchás al profesor decir – “Formen su grupo para el trabajo en clase” e inmediatamente, arrancas una hoja de tu cuaderno inicias a escribir el nombre de tus amigos y compañeros. Esos que te caen bien, los de la foto, con los que te vas a jugar fut, o a comer tortas por las noches. Las amigas con las que tenés grandes pláticas en el grupo de whatsapp.

Esta es la típica escena de cuando estás estudiando, o cuando estás en el grupo de jóvenes y formás tu grupito de amistad, eso es todo un “Clásico” pero ¿Cómo lográs simpatizar tanto con una o varias personas?, bueno se debe a que en el entorno donde estás hay personas de tu misma edad, mismo gustos, pasatiempos, e incluso similitud entre personalidad aunque siempre hay sus excepciones. En psicología se le llama relación entre iguales. Esto quiere decir que la o las personas que te caen bien son porque te sentís aceptado por ellas y te adaptas a su vida social.

Por ello es que pasás gran parte de tu tiempo con tu grupo de amigos, no solo porque “te caen bien” (es decir que te agradan) sino también porque comparten muchas cosas que les interesan a todos. Como adolescente o joven creyente debés tener cuidado de ese círculo de amigos que tenés, porque pueda que haya alguien con principios y valores diferentes a los tuyos o en los cuales fuiste educado. Y como dice el dicho “El que anda entra la miel, algo se le pega” pueda ser que aprendás o caigás en prácticas que te desvíen de tus sueños, de tus estudios, tu visión de vida o tu relación con Dios.

Cuando se comparte tanto tiempo con las personas que nos agradan, solemos ser influenciados por la forma en la que ellos se comportan. Por eso bueno es tener a nuestro lado a personas que nos inspiren a superarnos, y sean de ejemplo a como ser buenos hijos, hermanos, estudiantes y que nos motiven a tener una relación más cercana con Dios. ¡Y porque no! a disfrutar de la vida de una manera sana y divertida.

 

Piensa en lo que dice Proverbios 22:24-25 “No tengas nada que ver con gente violenta, ni te hagas amigo de gente agresiva, para que no imites su conducta y tú mismo te tiendas una trampa”.  Y observá, si el grupo de amigos con el que te juntás todos los días son personas dignas de imitar. Y si hay alguien que necesite mejorar su comportamiento vos podés ser la diferencia y ser luz.

Por: Sindy Monterrubio

0 thoughts on “Me caen bien”

Deja un comentario

Related Posts

Artículos

Estoy recien casado  ¿Y ahora que sigue?…

Uno de los desafíos más grandes para el ser humano es casarse EN EL TIEMPO CORRECTO CON LA PERSONA CORRECTA, CON LA BENDICIÓN DE DIOS Y DE LOS PADRES. Por lo tanto Pasar de la Read more...

Artículos

¡Qué mujer más bonita!

En los tiempos modernos en los cuales estamos viviendo con el “boom” de las redes sociales; en donde podemos exponer nuestra vida ante los ojos de los demás aumenta más los criterios donde la mujer Read more...

Artículos

Aún Duele

Hace días por distraída me quemé la mano con la plancha, usé sábila para calmar el dolor, pasaron las horas y ya no recordaba ni sentía nada. Al ir a dormir me pasé rosando la Read more...