A los jóvenes que aún no tienen hijos, a los padres que ya tienen hijos. A todos nos corresponde encaminar a nuestra actual generación a un mejor mañana.

Pidamos entendimiento y adquiramos sabiduría para no errar en la formación de nuestra generación (Salmos 90:12)

Es importante la tolerancia aunque nos incomode por nuestra cultura tener que aceptar cosas que no parecen buenas, pero en realidad son sanas y justas. Nuestra labor como cristianos es señalar el pecado, pero ha cómo están las cosas ahora todos se sienten ofendidos aunque se les diga con respeto.

Entendamos que el conocimiento es la acción de conocer, pero la sabiduría viene con la experiencia. Si quieres pedir sabiduría prepárate también para recibir experiencia y eso significa ser enseñado, corregido e instruido en justicia, y es aquí donde muchos empiezan a tener problemas con su ego y su retrógrada manera de pensar. (2 Timo. 3:16-17)

Alberto Mottesi enseña que los padres religiosos dicen: “No me gusta cómo te vistes ni tampoco tu música. Si no haces como yo te digo, te vas de mi casa”. Los hijos de Dios decimos: “Aunque no me gusta tu música ni comparto lo que haces, mi amor por ti es incondicional. Esta es tu casa y mis brazos siempre estarán abiertos para ti”.
Echar a los hijos de casa es como entregarlos a Satanás, comentaba alguien en las redes sociales.

Por supuesto que debe haber una vara de corrección, nadie que NO corrige puede decir que ama a sus hijos, porque la corrección de Dios es la prueba de su amor (Proverbios 3:12). Los hijos debemos saber que llegando a cierta edad debemos tomar responsabilidades tanto personales como en nuestra casa si aún vivimos con nuestros padres, y los padres deben tomar la responsabilidad de enseñar a los más chicos a planificar su vida en base a principios y valores basados en la Biblia,  los jóvenes tenemos la responsabilidad de aprender y consumir todo lo bueno que la Biblia enseña.

Los millennials, son los que llegaron a su vida adulta a partir del año 2000, se caracterizan por usar en su vida cotidiana el internet, redes sociales y dispositivos móviles.-

Ahora los adultos están siendo presionados a usar las redes sociales, los teléfonos celulares, las tablets, programas de computadoras, etc; es decir la cultura millennial se está imponiendo aunque no queramos, porque esa cultura está en pleno desarrollo y el mundo de alguna manera se adapta a ese cambio cultural. Antes ibas al banco para cualquier asunto monetario ahora lo puedes hacer desde tu celular, para realizar algunas compras tenías que viajar a las ciudades más grandes de tu país ahora haces las compras a través del celular, antes tenías que avisar a todos sobre las actividades de la iglesia con llamadas telefónicas ahora enviamos un mensaje o publicamos un anuncio en el facebook y listo.

Sin darnos cuenta estamos adoptando la cultura millennial, la cultura de los hijos y nietos; y así muchas veces les seguimos negando a nuestra generación que tengan acceso a nuevas costumbres porque simplemente no las conocemos. Para saber si una costumbre es buena para nuestra generación debemos informarnos y adquirir conocimiento.

Nos negamos a muchas buenas oportunidades por el miedo, como así no se hacían las cosas en nuestro tiempo. Las cosas ya no serán como en nuestro tiempo, las ideas que funcionaron en el pasado probablemente ya no funcionen ahora. Tenemos como iglesia la responsabilidad de entenderlo, y enseñar principios que permitan a nuestra generación tomar correctas decisiones y acciones sabias que honren y glorifiquen siempre a Dios. Qué temor podemos tener si estamos enseñando y modelando la palabra correctamente, la Biblia dice: instruye al niño y nunca se apartara del camino.

Por: Tito Zárate

0 thoughts on “Criando a los hijos que aun no tengo”

Deja un comentario

Related Posts

Artículos

Las de la Biblia son mejores que las de las novelas

No hace falta que mires las novelas para conocer historias de amor, o desamor; esos dramas que solo permiten que te ilusionés, y perdás tu tiempo en historias sin lecciones de vida. Mejor te sugerimos Read more...

Artículos

Qué bonito desfile, qué fea basura

¡Qué bonito es ir a ver los desfiles! sin importar si es el de las fiestas patrias, el del barrio, de navidad, primavera etc. Pero ¿Qué pasa después con las calles que sirvieron de escenario Read more...

Artículos

iLove

Es el Siglo XVIII, estás sentado en una hermosa mesa de madera, con tintero y pluma a la mano, una bella hoja de papel hecha a mano y con los sentimientos a flor de piel. Read more...