Cuando era una niña recuerdo que imaginaba y soñaba con todo lo que quería ser de grande, quería ser  bombero, veterinaria, doctora, astronauta, secretaría y hasta miss universo; como es típico de cualquier niña  que sueña con mil cosas, porque a esa edad todo nos parece una posibilidad segura y llena de felicidad; soñaba con tantas cosas pero con el paso del tiempo  Dios marcó mi destino mostrándome su propósito y diciéndome que iba a utilizar mi vida para servirle a través del canto, fue entonces que empecé a soñar, y esas palabras quedaron impregnadas en mi corazón.

Decisiones trascendentales: Cuando entramos a la mal llamada “adolescencia”   todo nos parece muy complejo quizá porque es una edad de muchos cambios y decisiones algunas de ellas muy trascendentales como ¿Qué quiero ser? y ¿Qué hacer en la vida? recuerdo que algunas personas se acercaban y me aconsejaban algunos de buena manera y otros de muy mala manera, en ese entonces estaba de moda decir que si te dedicabas al ministerio debías dedicarte únicamente a eso porque Dios iba a proveer para todo lo demás, y es cierto que nuestro Padre nos provee, pero  hoy en día no hay nada más erróneo  que  ese consejo pues estamos frente a una generación de jóvenes que necesita de mujeres preparadas profesionalmente para hablar y reflejar a Cristo en sus vidas. Cuando llegó el momento de tomar la decisión de que carrera seguir, gracias a Dios y con él a poyo de mis padres elegí una carrera que va de la mano con el ministerio, y que hasta hoy en día ha sido de gran bendición pues me he dado cuenta que todo lo que ha pasado es parte de un plan perfecto.

Propósitos únicos: Por supuesto que es importante aclarar y saber que el propósito de Dios para cada persona es único y especial, estas parecen palabras muy redundantes pues casi todo el tiempo escuchamos que nos dicen lo mismo, pero  tiene una importancia vital; me atrevo a decir que nuestra felicidad depende de los siguientes aspectos: el primero es tener a Dios en nuestros corazones y el segundo conocer nuestro propósito y vivir cumpliéndolo; a veces miro a  algunas personas mayores y me doy cuenta que están llenos de costumbres y rutinas, que los sueños, metas y aspiraciones ya no son parte de sus vidas; y es que pareciera que la sociedad nos grita que nuestro rol como mujeres solamente es crecer, quizá estudiar, conseguir un empleo, casarnos, tener hijos y que eso es todo lo que podemos hacer y lograr en la vida, claro que todo eso es una gran bendición pero no lo es todo; Dios tiene cosas mayores para nosotras, Él quiere que seamos mujeres que impacten, mujeres que trasciendan, Él nos hizo capaces, Él puso sueños y anhelos en nuestro corazón para hacerlos realidad y que seamos felices.

Cabeza o cola: Ser mujeres emprendedoras significa hacer un  doble y a veces triple esfuerzo para llevar de la mano los estudios, la profesión, familia, el ministerio, etc; y ser responsable cumpliendo con cada tarea; sin embargo cuando vivimos bajo los planes de Dios, podemos tener por seguro que Él todo lo tiene bajo control, si queremos ser mujeres que trasciendan debemos entender que como su palabra lo dice Él nos llamó a ser cabeza y no cola, a estar encima y no debajo, pero esta palabra se hace una realidad cuando nos esforzamos, somos valientes y ponemos de nuestra parte, debemos entender que Dios quiere usar y levantar nuestra vida, pero debemos esforzarnos y ser valientes, esto significa que debemos aspirar a ser siempre las mejores en todo los roles que desempeñemos; sacar las mejores calificaciones, ser un buen ejemplo, dar lo mejor de nosotras y ser mejores cada día, cosas que solo lograremos de su mano.

Como hemos hablado cada persona tiene propósitos únicos, así que no necesariamente todos han sido llamados a tener un “ministerio” de iglesia, pero todos hemos sido llamados al ministerio de evangelización, “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” (Marcos 16:15) Él no dice vayan  por todo el mundo solo cantando, o solo detrás de un pulpito, o solo con un instrumento; la verdad es que todos podemos ser luz a través de la profesión que realizamos, en la universidad, con nuestras familias o en el trabajo; que asombroso sería que una mujer cristiana descubriera la cura para el cáncer, que una mujer cristiana fuera reconocida con el premio nobel de la paz, con el premio nobel de la ciencia etc; y que al escucharla hablar ella dijera que todo lo que ha logrado es porque tiene a Dios en su corazón  y que para Él no hay nada imposible.

¿Cero a la izquierda? A veces hay personas que piensan que como cristianos el llegar a ser conocidos está mal, que debemos ser personas que no resalten, pero la verdad es que la misma biblia a través del apóstol Pablo dice que somos como cartas abiertas “Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres” (2 Corintios 3:2) debemos entender que muchas veces nuestra vida será la biblia que los demás conozcan, y por esa razón con un corazón humilde debemos esforzarnos; ser y hacer lo mejor que podamos con el fin de que cuando las personas nos vean, nos lean, nos conozcan en realidad no nos encuentren a nosotros sino que conozcan a Dios; que lleguen a  comprender que todo lo que somos y todo lo que logramos es únicamente por su gracia. “No es que nos consideremos competentes en nosotros mismos. Nuestra capacidad viene de Dios” (2 Corintios 3:5 NVI)

Sueña en grande, creé que es posible, se la mejor versión de ti misma, se la mejor estudiante, se emprendedora, vive de tal forma que todos se pregunten qué es lo que hay en tu vida, qué es lo que te hace diferente, y que cuando lo descubran comprendan que es la gracia y el reflejo de Dios en ti.

“Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu” (2 Corintios 3:18)


0 thoughts on “ASTRONAUTA, MISS UNIVERSO O CERO A LA IZQUIERDA”

Deja un comentario

Related Posts

Artículos

¡Qué nervios!

Tengo estrés, temblor de manos, dolor de estómago, sudoración, siento que me desmayo, ¡Qué alguien me ayude! Porque me toca dar el tema en el grupo de jóvenes ¡Que nervios! Todo un drama ¡Jajajaja! situación Read more...

Artículos

Tú NO eres Anastasia Steele

Seguramente ya habrás oído del revuelo que ha causado la película “Cincuenta sombras más oscuras”, la secuela de “Cincuenta sombras de Grey” y segunda película de una trilogía basada en los libros de Ericka Leonard Read more...

Artículos

iLove

Es el Siglo XVIII, estás sentado en una hermosa mesa de madera, con tintero y pluma a la mano, una bella hoja de papel hecha a mano y con los sentimientos a flor de piel. Read more...